miércoles, 3 de marzo de 2010

16 + 1 Razones por las que tal vez NO regrese a tu restaurant


Durante los últimos meses, hemos leído en periódicos sobre cómo han bajado las ventas en los restaurantes. ¿A qué se debe? Realemente se debe a varios factores, entre ellos hay dos que resaltan sobre los demás y son, la crísis y la violencia. Pero, no te preocupes, hay buenas noticias. Existen maneras de retener a nuestros clientes y hacerlos que regresen, pero esta vez analizaremos algunos puntos por los que NO regresaría a un restaurant. Cabe resaltar que no son razones mÍas solamente, sino de varias personas que quisieron cooperar para que los emprendedores, a quienes con tanto esfuerzo llegaron a tener un restaurant, sigan siendo competitivos.

1.- Porque te tardaste mucho en servirme la comida y nunca tuviste la cortesía de avisarme. Por lo menos avísame que te vas a tardar más de lo normal y creeme, lo entenderé.

2.- Porque es la tercera vez que vengo a tu negocio y no encuentro estacionamiento. Busca la manera de que llegue hasta la mesa de tu restaurant.

3.- Porque en la entrada al restaurant hay colillas de cigarros, basura y plantas mal cortadas. El hecho de que se pueda fumar afuera, no quiere decir que no tengas botes de basura en esa parte de tu restaurant. Recuerda ver a tu restaurant como un todo y no solamente el hecho de que vendes comida.

4.- Que no vengan bien especificados o traducidos los ingredientes en la carta. El hecho de que sea un restaurant de comida extranjera, no quiere decir que todo mundo lo entienda. Ponte en los zapatos del cliente.

5.- Porque la foto del menú no coincide con lo que realmente ofreces. A la gente le gusta ver cosas reales. Por lo tanto, no trates de engañarnos.

6.- Porque durante toda la cena, el mesero no tuvo la delicadeza de verme a los ojos y mucho menos mostrame una sonrisa. Creeme, cuando dos personas sonríen, es muy, pero muy difícil que algo salga mal durante ese encuentro.

7.- Porque el mesero nunca estuvo pendiente de nosotros. Realmente era muy difícil lograr que te acercaras a nuestra mesa.

8.- Porque me cobraste la comida, aún cuando el platillo venía malo o equivocado. Si ya te equivocaste, lo mínimo que puedes hacer para mantenerme, es darme una razón para que regrese.

9.- Porque no había espagueti cuando llegue a tu restaurant italiano. Te puedo perdonar que no tengas salsa Hoising, pero no uno de tus principales ingredientes.

10.- Porque le pregunté al mesero cómo era tal platillo y lo único que supo contestarme fue, no sé, es que ese platillo es nuevo.

11.- Porque le hablas a un mesero y te dice que ahorita te manda al que atiende esa mesa. ¿Por qué no ayudas a tu compañero y agilizas el proceso de venta? Tenemos hambre y no está de más apoyar a tus compañeros.

12.- Porque no confiaste en mi cuando te dije que la comida sabía rara o que estaba mala. ¿Por qué no me das el beneficio de la duda? Yo puedo entender que te puedes equivocar, pero no que dudes de mi. Recuerda que solamente el 2% de los clientes NO serán amables.

13.- Porque te has equivocado una y otra y otra vez cada vez que visitamos el lugar. Una cosa es equivocarte y otra que simplemente no quieras hacer nada por tratar de hacer las cosas bien. En otras palabras, no te importo como cliente.

14.- Porque el volúmen de la música o la televisión está muy alto e interifere con la comunicación. Recuerda que eres un restaurant y no un antro. Si eres un restaurant - bar, estás perdonado.

15.- Porque te hice un pedido a domicilio y la comida llegó toda revuelta. Recuerda que el servicio nunca termina y esa es la mejor manera de hacer que el cliente no vuelva a pedir.

16.- Porque el mesero cree que por atendernos somos amigos de toda la vida y comienza a invadir mi espacio. Tranquilo, toda relación toma tiempo y recuerda que siempre debes mantener cierta distancia con el cliente.

Extra.- Porque de repente tuvimos la visita de invitados inesperados y creo que sabes a que me refiero. Fumiga por lo menos una vez a la semana y tus clientes estarán a salvo y contentos.

Tip: Si voy a un restaurante que cobra muy por encima de la competencia y el servicio es horrible, lo primero que diría sería, tanto que estoy pagando para este malísimo servicio. Pero lo mismo pasa cuando pagas un alto precio, pero el servicio fue único e inolvidable. En ese caso lo que piensas es, bueno, por lo menos vale la pena lo que estoy pagando. Por lo tanto, si vas a cobrar un precio por encima del de la competencia, será mejor que tengas pocos problemas con tus clientes.

Si tienes alguna otra razón por la que no volverías a un restaurant, comenta al final del artículo donde dice COMENTARIO. Tú puedes ayudar a que los restauranteros salgan adelante en esta crísis. Las empresas que no cuiden y administren bien a sus clientes, los irán perdiendo poco a poco.

Gracias.

En Creces, ayudamos a las empresas a convertir a sus clientes actuales en clientes leales.

Daniel Rodríguez de la Vega
Conferencista Internacional, Consultor y Director de CRECES

Síguenos en:
T: (668) 817.0607.
Los Mochis, Sinaloa. México.