martes, 29 de diciembre de 2009

10 Errores en los negocios que te llevarán a la quiebra (jóvenes emprendedores)


Comenzar un negocio es difícil, tú lo sabes, yo lo sé y todo el mundo lo sabe. Pero, algo, que probablemente no te has dado cuenta, es que llevar a la quiebra un negocio es muy fácil.

Las personas emprendedoras, tienden echar a perder buenos negocios, debido a errores infantiles. Por lo tanto, evita ser uno de estos emprendedores, evitando lo siguiente:

1.- DEJA DE PENSAR EN GRANDE
Si deseas llegar a ser una gran empresa como Apple, Google, incluso Microsoft, tienes que pensar en grande, ¿cierto? Pues no.

Ninguna de estas empresas estaba pensando en grande cuando recien comenzaron. Pensar en grande, sólo te hará gastar más dinero de lo que deberías y lo más importante, te hará moverte más lentamente.

Agilidad es lo que tu puedes llegar a tener y que una empresa más grande no lo tiene. Puedes moverte más rápido que una empresa grande, aunque cuentes con menos recursos que ellos. Cuando tienes un equipo pequeño y poco dinero en el banco, tiendes a hacer hasta lo imposible por sobrevivir.

2.- SAL DE TU CUEVA
¿Tienes alguna idea de a dónde quieres hacer llegar tu negocio? Espero que no, porque tu visión es, probablemente diferente a la de tus clientes.

Debes dejar de pensar en el “yo quiero”, porque realmente no importa lo que tu quieres. Lo único que importa es lo que tus clientes quieren.

Comienza a preguntarle a tus clientes, qué es lo que quieren y sobre todo, entender por qué lo quieren. Esto te ayudará a crear un producto donde los clientes estarán muy desilusionados si tu producto o servicio no existe.

3.- EL DINERO NO RESUELVE PROBLEMAS… LOS CAUSA
Si tu crees que lo que necesitas es dinero, estás equivocado. El hecho de tener menos dinero, te hará una persona más creativa y te permitirá encontrar maneras creativas de encontrar lo que quieres.

Además, entre más dinero tengas, te sentirás más agusto y entre más agusto estés, más sufrirá tu negocio.

Por ejemplo, con mi primera empresa, no tenía mucho dinero, por lo que no me quedó otra opción que sacar el negocio a flote.

Por otro lado, con mi segunda empresa, tenía un poco más de dinero, por lo que poco me preocupaba por las utilidades. Esto causó que la empresa creciera muy despacio.

4.- NO CONTRATES TAN RAPIDO
Sabrás cuando las cosas vayan bien en tu negocio, porque hay un punto en el que sientes que necesitas empleados. Antes de que contrates a tu primer empleado, debes de pensar con qué cosas se topará el nuevo integrante.

La única manera de averiguarlo es tratar de hacer este trabajo por un periodo corto de tiempo. Por lo tanto, antes de contratar a una persona, asegúrate de desempeñar las funciones del nuevo integrante durante una semana.

5.- ES MEJOR TENER HAMBRE, QUE TALENTO
Contratar a empleados con talento es como jalarle al inodoro. Si, lo típico es contratar a personas con talento, pero por lo general no es lo mejor cuando comienzas un negocio.

1.- Pedirán salarios muy altos
2.- Se mueven mucho más lento
3.- No se quedarán por mucho tiempo contigo
4.- Se quedan atascado en su propio camino

Personas recién egresadas de alguna carrera universitaria, buscan incorporarse al mundo laboral con mucha más hambre. No tienen todas las opciones que una persona con talento tiene, por lo que trabajarán más duro por un salario más bajo.

Además, sólo porque un empleado hizo las cosas bien en otra empresa, no quiere decir que lo harán bien en la tuya.

6.- LAS EMOCIONES Y LOS NEGOCIOS NO DEBEN MEZCLARSE
Es difícil pensar sin emociones. Cuando eres jóven, la mayoría de las cosas que hacías se debían a tus emociones, en vez de la lógica y pensamos que las cosas deberían seguir igual.

Algunas veces, la mejor manera de no mezclar las dos cosas, es dar un paso al costado y detenerte cuando te sientas emocional. Una vez que te hayas calmado, puedes reevaluar la situación y tomar una decisión.

7.- NO TE ADELANTES A TI MISMO
La mayoría de los emprendedores tienen la tendencia de vivir en el país de las maravillas, donde comienzas soñando la cantidad enorme de dinero que vas a hacer.

Lamento decírtelo, pero el soñar no es nada productivo. No existe ninguna manera de predecir lo que vas a hacer en un futuro y por lo pronto te recomiendo que dejes de soñar.

Si quieres seguir las palabras de alguien, sigue las de NIKE: “Just do it” (“Sólo hazlo”). Si quieres ser rico y exitoso, necesitas trabajar duro y desde una vez te lo digo, no hay atajos.

8.- ENFOCA, ENFOCA Y ENFOCA
Una buena manera de crear múltiples utilidades y diversificaciones en tu negocio, es expandiéndote. Pero para tu empresa, no es muy buena idea. Aquí está la razón para que te enfoques en algo:

1.- Gatea antes de caminar.- No es por ofenderte, pero tu negocio es como un bebé. Eres ingénuo y tienes mucho por aprender, pero probablemente querrás hacer todo lo que los grandes están haciendo. Si tratas de correr antes de poder caminar, sólo te lastimarás o en el mundo de los negocios, tendrás error tras error.
2.- No te extiendas rápidamente.- No hay suficiente tiempo en el día para llevar muchos negocios. Tendrás una mayor probabilidad de tener éxito, si pones todo tu tiempo y energía en un solo negocio. Ya que tu empresa esté caminanado, después de cierto tiempo comienza el que sigue.
3.- Primero domina.- Tu empresa valdrá más si eres el lider en tu ramo. Antes de expandirte, debes tratar de llegar a ser el líder en tu giro.

9.- NO ERES TAN LISTO COMO TU CREES
Si crees saber más que tu competencia, estás equivocado. Nunca los subestimes, porque no importa que tan tontos se vean, siguen siendo capaces de crear empresas más grandes que la tuya.

No tengas miedo de preguntar a la gente por ayuda o ideas. No tiene nada de malo pedir ayuda, porque te ahorrará tiempo, dinero y potencialmente te dará una visión más clara de tu competencia.

10.- NINGÚN DETALLE ES INSIGNIFICANTE
No puedes controlar todo por siempre. Eventualmente, tendrás que contratar a un contador externo para que te lleve tus movimientos o contratar a una persona de recursos humanos para que contrate a tu personal, por lo que tendrás que pasarle esa tarea a alguien más en tu organización.

Aunque no puedas hacer todo, debes seguir al tanto de lo que pasa en tu empresa. Incluso los más listos empleados cometen errores, por lo tanto si estás pendiente de lo que sucede en tu empresa, podrás evitar tales errores.

CONCLUSIÓN
No eches a perder tu negocio, que tanto esfuerzo te costó, con errores infantiles. Aprende de los errores que otros emprendedores hacen, para que no los repitas.

Si por alguna razón tuviste uno de estos errores, no te preocupes tanto, porque a todos nos pasa. Pero, ¿cuál es la diferencia entre un buen emprendedor y uno que no lo es? Es que los buenos aprenden de sus errores y aun así, siguen adelante.

Escrito por: Neil Patel
http://www.quicksprout.com/about/#neilpatel
Traducido al español por: CRECES