lunes, 21 de diciembre de 2015

10 cosas que he aprendido de mis clientes



Los que han leído mis artículos, saben que me gusta aprender de cada una de las cosas que me suceden en el día a día y este año, también ha sido uno de muchas lecciones. Es por eso que aquí te presento las 5 cosas que he aprendido de mis clientes durante este 2015:

1.- Que tus clientes te van a respetar, tanto como te respetes a ti mismo.
Recuerdo que hace algunos años, con tal de conseguir mis primeros clientes, dejé que me pagaran lo que ellos querían a pesar de que yo les había dado otro precio. Hoy en día, me doy a respetar en ese sentido y mis clientes lo notan, al grado de que me lo han hecho saber. No estoy hablando de ponerte a la defensiva, sino de mostrar seguridad sobre lo que ofreces. Créeme, tus clientes te respetarán, tanto como te respetes a ti mismo.

2.- Que la comunicación sigue jugando un papel importantísimo.
Pocas empresas le dan la importancia a la comunicación. El 60% de los errores que suceden en una empresa, se deben a una mala comunicación. Lamentablemente, hoy en día nos comunicamos con todo mundo, menos con las personas que deberíamos. Estamos más pendientes de si alguien nos mandó un mensaje, que de la persona que está frente a nosotros.

3.- Que sus opiniones valen y valen mucho.
Realmente te sorprenderás si a tus clientes les pides retroalimentación o sugerencias. Es increíble las mejoras que puedes lograr al llevar ésto a cabo. No des por un hecho que porque un cliente te compró una vez, va a regresar contigo.

4.- Que cada vez tienen menos tiempo.
Los clientes tienen, hoy en día, más opciones de productos o servicios y menos tiempo para tomar decisiones. ¿Qué estás haciendo al respecto para sobresalir de tu competencia? A los clientes ya no les interesa tu historia, tampoco el tiempo que llevas en el mercado, sino qué puede hacer tu producto o servicio por ellos.

5.- Que los clientes son los que están al mando.
Hoy en día nos estamos enfrentando a un cliente mucho más sofisticado, informado y sobre todo, más inteligente. Hemos pasado de satisfacer las necesidades a lo que el cliente quiere y créeme, no es lo mismo. Bien lo decía Sam Walton (fundador de Walmart), “Sólo hay un jefe y se llama cliente. Él es el único que puede correr a todos, desde el Presidente hacia abajo, simplemente gastando su dinero en otro lado.

6.- Que no podemos tratar a todos nuestros clientes por igual.
Cada cliente tiene su propio ADN y si queremos tratar a todos por igual, terminaremos fracasando como empresa. Las necesidades y los deseos cambian de persona en persona y es nuestro deber, el lograr una lealtad con ellos.

7.- Que valoran tu sinceridad.
Vale más ser sincero con los clientes que mentir con la intención de lograr la venta. No cabe duda que la sinceridad me ha abierto más puertas. No está tan difícil satisfacer a tus clientes, sólo necesitas cumplir lo que prometes y un poco más.  

8.- Que entre más experto seas en lo que haces, más confianza tendrán en ti.
La mayoría de mis clientes, al preguntarles la razón por la que me seleccionaron, me responden que porque soy un experto en el tema y eso les da tranquilidad, pero sobre todo, confianza. ¿A quién le comprarías? ¿A una persona que sabe las respuestas a todas las preguntas que tienes y te da confianza o a alguien que no está lo suficientemente preparado y te deja con más dudas que soluciones?

9.- Que necesito invertir en innovación constantemente.
Cada vez son más los clientes que buscan que las conferencias o cursos que imparto sean únicas. Buscan un tema que nadie más haya tomado y eso me obliga a estar cambiando e innovando constantemente.

10.- Que la mayoría de la gente es buena.
Hace poco escuché a una persona decir, “no hay que confiar ni en tu propia sombra”. ¿Te imaginas lo frustrante que debe ser la vida de esa gente? Toda relación se basa en la confianza y si confías en tus clientes, ten por seguro que ellos confiarán en ti.

Tu único seguro de empleabilidad es la actualización constante y la más barata es, lo que aprendes al final de cada día. Cada vez que te vayas a dormir, cada vez que pierdas una venta, cada vez que no logres algo, analiza bien por qué no se dio y evita cometer el mismo error en el futuro.
 

¡Muchas gracias por leernos y te deseo una muy feliz Navidad!


96% de los clientes inconformes nunca se quejan y el 91% nunca regresarán. Deja de seguir perdiendo clientes… en Creces podemos ayudarte.

LAE Daniel Rodríguez
Conferencista, consultor y director de CRECES

T: (668) 817.0607.
Los Mochis, Sinaloa. México.